October 7, 2022

HQPrinceGeorge.com

Complete News World

Enrique Galan, cazador profesional de pitones birmanas en Florida

Enrique Galan is paralyzed with fear every time he meets a yellow grasshopper, but he does not hesitate to lose himself in the vegetation of the Everglades to hunt Burmese pythons, a dangerous invasive snake that has been damaging the Florida wetland ecosystem for decades.

When he does not work in the production of cultural events in Miami, Galan, 34 years old, dedicates himself to chasing these nocturnal reptiles from Southeast Asia.

He does it as a professional hunter, contracted by the Florida Conservation Commission (FWC, by its acronym in English) to help control the population of constrictor snakes in the state, which experts estimate in dozens of miles. examples.

At night, Galan recurre kilometers por carreteras asfaltadas y caminos de grava a bordo de su camioneta.

Drive despacio, observando con su linterna la hierba de los margenes, las raices de los árboles o las orillas de los canales del parque nacional de los Everglades, donde, aquí y allá, brillan los ojos de los caimanes.

Cobra 13 dollars per hour y una tarifa adicional por pitón encontrada: 50 dollars si mide hasta 1,2 meters, y 25 dollars más por cada 30 centimeter adicionales.

Pero en esta noche de agosto, el actor de formation tiene una motivation extra. Durante 10 días, the FWC has convocado un concurso de caza de pitones al que participan unas 800 persons.

El premio es de 2.500 dolares para quien encuentre y mate más pitones en cada una de las categories: profesional y aficionado. Y a Galan le encantaría ganar ese dinero para celebrar la llegada de Jesús, su bebé recién nacido.

See also  ALBA-TCP and Venezuela ratify amistad entries on the block

– “Un depredador increíble” –

Burmese pythons, initially imported as mascots to the United States, have become a threat to the Everglades since human beings released specimens in the area at the end of the 1970s.

Esta serpiente invasora no tiene ningún depredador natural, y se alimentación de otros reptiles, de aves y de mamílias como los mapaches o los cervos de cola blanca.

“Son un predredador increíble”, says Galan, admirativo.

Los ejemplares localizadas en los Everglades miden de media entre 1,8 y 2,7 ​​meters de largo, pero encontraros los de noche en el humedal de más de 607.000 hectares es como buscar una aguja en un pajar.

Galan tiene el ojo entrenado, además de la paciencia y la valencia necesario para esa actividad.

Tras dos noches sin éxito, avista una sombra en el arcén de la carretera 41, que atraviesa los Everglades de este a oeste.

En unos segundos, salta de la camioneta, corre y se lanza sobre el animal, una cría de pitón burmana. La agarra por detrás de la cabeza para evitar su mordedura y la observa, satisfied, antes de meterla en una bolsa de tela que cierra con un nudo. La matará horas después con una pistola de aire comprimido.

Unos kilometers más adelante, una enorme pitón se slipra por el asfalto. Galan sold disparado de su vehículo, pero esta vez la serpiente se le escapa y desaparece entre la hierba, dejando atrás un fuerte olor a mizcle, un mecanismo de defensa.

– “En paz” –

Galan siguió una breve formación en línea antes de cazar pitones, pero asegura que todo lo que sabe de eso lo aprendió de Tom Rahill.

See also  16 years after the defeat of the FTAA, Latin America breathes a sigh of relief

Este hombre de 65 años fundó hace 15 la association Swamp Apes para ayudar a veteranos de guerra a lidiar con sus recuerdos traumáticos través de una actividad original: la caza de pitones.

Durante una horas, Rahm Levinson, un veterano estadonusido de la guerra de Irak, busca serpientes junto a Rahill y Galan, dos de los pocos members de la asociación sin pasado militar.

“This helped me overcome many things in the house,” says the 41-year-old ex-soldier, who suffers from post-traumatic stress. “No puedo dormir, y tener a alguien con quien salir a medianoche o las dos de la madarka a cazar pitones es algo productivo y bueno”.

Galan coincides in the tranquilizing effect of this activity. “A veces, cuando tengo las piernas hundidas hasta las rodillas en el pantano, me siento muy en paz”, he says.

El cazador also feels proud to participate in an effort that has allowed to eliminate more than 17,000 pythons since 2000, while spending hours in nature.

“Una de las mejores cosas que saco de esto es la quantity de belleza que me rodea”, assures. “Si miras de cerca, abres los ojos y observas, verás mucha magia aquí”.

gma/gm/dbh